¡BIENVENIDOS!

Aquí puedes encontrar toda la información que necesites sobre las novelas de Rocío D.C.R., novedades, noticias y materiales.

En la sección Libros, encontrarás los enlaces que te llevarán directamente a la página de cada una de las historias, donde podrás conocer más sobre ellas y sus personajes.










LEE GRATIS

Descarga La Cruz de los romanos totalmente GRATIS, así como el primer capítulo de Labrys. 

Y, si deseas seguir leyendo, en la sección tienda puedes encontrar el link para comprarlo en ebook o en papel. 


NOVEDADES 

Consigue tu ejemplar en ebook de Labrys por solo 0,99€ durante todo el mes de octubre.


PRÓXIMO LIBRO


El destructor (I)
La madre y el hijo

El primer volúmen de un trilogía histórica que arranca siglos antes de Labrys. ¡Casi a punto!

lunes, 24 de agosto de 2015

¿Pudo el rey Minos existir de verdad?

—Tal vez ha ocurrido algo importante y el rey Minos ha decidido adelantar...  
Pero aún no había terminado de hablar cuando Asterión volvió la cabeza hacia ella e inclinó amenazadoramente la mirada. Eirene se calló en el acto, sin saber muy bien que había ocurrido.  
—No lo llames así —le advirtió, con una voz profunda e inesperadamente irritada—. Solo ha habido un rey Minos en Knossós y te aseguro que no ha sido este. 
 Labrys (Capítulo XII) 

"Minos" por Gustave Doré.
Uno de los reyes más famosos de la mitología griega es el llamado Minos de Knossós (o de Creta). Según nos cuentan la leyenda, fue hijo de la princesa fenicia Europa y del dios Zeus, que adquirió la imagen de un toro blanco para mantener relaciones sexuales con ella y se la llevó a la isla de Creta para que sus parientes no pudieran encontrarla. En esta isla es donde nacieron Minos y sus hermanos Radamantis y Sarpedón. Tras diversos enfrentamientos contra sus propios hermanos, finalmente éstos hicieron el reparto de la isla de Creta en tres regiones independientes pero sin fronteras entre ellas: Mallia, Festo y Knossós, que se corresponderían con los tres principales "Palacios" encontrados en la isla, aunque no sean los únicos. En cualquier caso, Minos fue quien pareció haberse llevado la mejor parte, pues supo ampliar su poder creando una red de puertos comerciales en diferentes puntos del mar Egeo en lo que se ha venido a denominar talasocracia (gobierno del mar), así como manteniendo relaciones con Chipre, Egipto, Libia y Sicilia entre otras. 

 Dicho esto, ¿pudo el rey Minos existir de verdad? Pues al parecer sí. 

En este tema, el campo de las hipótesis se bifurca en dos propuestas: por un lado, hay quienes sostienen que la palabra Minos, de orígen eteocretense (lengua hablada en la Creta del período minoico y que aún no ha podido ser traducida), no sería un nombre propio en sí mismo, sino un sustantivo que podría traducirse por "rey". Según esta hipótesis, los reyes minoicos serían llamados minos al igual que hoy en día llamamos "rey" o "majestad" a un monarca, aunque su nombre propio, por ejemplo, sea Felipe. Según esta propuesta, el mítico rey Minos no sería más que la unión de todos estos reyes en una sola imagen para representar el esplendor de la poderosa isla de Creta. 

Sin embargo, la segunda hipótesis, que es por la que me he inclinado al escribir Labrys, no rechaza el mito de forma tan directa, sino que toma más en cuenta su posible sentido histórico (o, como yo lo llamo, perla de realidad). En este caso, sí que habría existido una persona cuyo nombre de nacimiento sería Minos que habría terminado convirtiéndose en rey. De algún modo que desconocemos, debió de ser un monarca lo bastante influyente como para ganarse la admiración de su pueblo, ya que tras su muerte éste habría perdurado hasta el punto de emplearse su nombre para designar a los reyes que gobernaron después de él (sin ser necesariamente sus descendientes biológicos). Sería un proceso similar al que sucedió en el caso de Julio César y los posteriores emperadores: los césares. 

Ahora bien, si el rey Minos cuya vida nos narra el mito se refiere al original o a uno de los minos o reyes posteriores, quizá sea algo que nunca lleguemos a saber con certeza, de modo que lo dejo a vuestra elección. Yo ya he tomado la mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario